Beiersdorf

El desafío consistió en adaptar un edificio con un layout interior compartimentado a los nuevos estándares de oficina que se habían implementado en las distintas sedes internacionales de la empresa. La obra se realizó en etapas sin detener el trabajo interno de la compañía, lográndose además del cambio de imagen solicitado, un espacio de trabajo actual, flexible y colaborativo.

Promaker