Diseño

Durante los últimos 5 años se ha estado desarrollado e implementando una nueva forma de utilizar los espacios de trabajo. Partiendo de la búsqueda de la mejora de la productividad y tras varios intentos con prueba y error, se generaron las bases para la nueva oficina -al menos para la oficina del día de hoy.

El formato de oficina cerrada y cubículo ya aparece obsoleto en la mayor parte de las oficinas, y los nuevos layouts buscan motivar y mejorar las condiciones de trabajo para lograr mayor productividad en los empleados, adaptándose a cada empresa, a sus necesidades propias y a la identidad corporativa que deseen presentar.

Los lineamientos básicos del nuevo layout consisten en:

  • la desaparición de los despachos cerrados y cubículos asignados;
  • el diseño de áreas de trabajo con equipamiento flexible y confortable que permita diferentes formas de composición del espacio para adaptarse a los usos variados y al transcurso del tiempo;
  • el diseño de espacios abiertos de breakout que fomenten la interacción y la comunicación, el intercambio de ideas, la creatividad. El desarrollo de actividades más allá del trabajo individual propiamente dicho, como el intercambio de conocimientos e ideas en reuniones informales o el trabajo en equipo, requiere de áreas y mobiliario acorde. Para ésto se piensan zonas con mesas y asientos de dimensiones y alturas variadas, dependiendo de la actividad que se quiera promover. Es en estas zonas donde puede reunirse un grupo de trabajo durante la jornada laboral, sin necesidad de ocupar escritorios.
  • la creación de espacios cerrados que ofrezcan posibilidad de aislamiento, concentración, relax y descanso.   Para el desarrollo de las tareas individuales fuera de los puestos de trabajo (éstos ya no necesitan ser puestos fijos asignados) se construyen los “Phone Booths” (cabinas telefónicas), los “Think Tanks” (salas cerradas), ya que dentro de las áreas abiertas es posible que se dificulte la concentración o el mantener conversaciones privadas.

Estas premisas se suman a otras más obvias pero no menos importantes como ser la necesidad de espacios iluminados naturalmente y la posibilidad de visuales hacia el exterior. Y además se incorporan  “elementos complementarios” que pueden pensarse desde el inicio o insertarse en un layout preexistente:

  • vegetación en forma de paredes “verdes” y macetas con plantas;
  • materiales y texturas variadas en tapizados, revestimientos y solados;
  • mobiliario no estándar, diseñado especialmente para cada función;
  • tecnología actual.

Tras observar en el mercado local e internacional la necesidad de evolución de los espacios de trabajo, MP Workplaces ha ido incorporando progresivamente las nuevas tendencias a los layouts de oficinas, no sin cierta reticencia por parte de los usuarios, algunos fuertemente arraigados a la cultura y a los esquemas jerárquicos tradicionales de cada empresa.

Promaker